miércoles, 21 de diciembre de 2011

LXIII.- COHETES, EN EL POLVORÍN.



Desde hace unos meses, la Hermandad del la Victoria, esta llevando a cabo diversos actos, como preparativos a la Coronación Canónica de su titular que, oficialmente anunciado, tendrá lugar el día 12 de mayo del año entrante.

A esta simpática cofradía de mi barrio, le tengo bastante cariño, toda vez que en su constitución, a comienzo de la década de los cuarentas, mi padre formó parte de la primera directiva que presidiera don José Zayas, junto a su verdadero artífice, el sastre del Barrio Obrero ,don Eulogio Garcia Ferrer , y participé en los primeros desfiles procesionales, aún si túnicas, junto a mi buen amigo y cofrade Diego Figueroa Poyatos.

Desde entonces, ha ido -in crescendo-, logrando su mayor apogeo gracias al trabajo incansable de su gran mayordomo, Paquito Monís, como también de Pepe Pegueros y otros colaboradores, que hoy día, la convierten entre las primeras cofradías.que desfilan en nuestra Semana Mayor de nuestra ciudad, y que tendrá como broche de oro, su gran Coronación.

Con tal motivo se aprecia un enorme entusiasmo, tanto en esta populosa barriada, como en los circulos capillitas onubenses.

Pero, se dá el caso, de que cuando menos lo pensamos, nos vemos sorprendidos por las inesperadas y grandes sesiones pirotécnicas, dignas de todo encomio, conque manifiesta su alegría, los organizadores de este evento.

Una considerable cantidad de pólvora se quema en salvas, siendo esta una cuestión que he oido censurar, ante la gran crisis económica que atravesamos, con casi cinco millones de españoles en el paro, sin esperanza de solución alguna, donde muchas familias, cuentan con varios de sus miembros en esta crítica situación laboral.

Yo, les brindo desde estas líneas, a la Junta de Gobierno, que reflexione, sobre este particular, y el importe de esta gran derroche de pólvora, en lo sucesivo, lo invierta en bolsas de alimentos , para atender a los necesitados de la feligresía, que en verdad están sufriendo hambre en la actualidad.

Todos nos alegraríamos, que se adoptara esta desición, por la Comisión Organizadora de este sublime acontecimiento, al convertir este despilfarro piroténico, al cumplir con la gran obra de misericordia, de dar de comer la hambriento, y llegado el momento de ser cumplida la Coronación y la Reina del Polvorín, regrese triunfal a este querido barrio, que alguien le sonría agradecido, y le diga:

-¡ Gracias, Madre Bendita, porque me ofrecistes comida, cuando la necesité. !-.


 

domingo, 18 de diciembre de 2011

LXIV.- MiS NAVIDADES FAMILIARES.



Al llegar estos entrañables días, nos emocionamos las personas mayores, al recordar a nuestros seres queridos que se fueron de nosotros, cumpliendo la ley de la vida.

Con bastante nostalgia, la Nochebuena, después de un día de trabajo completamente agotador,en el comercio familiar, llegábamos abatidos por el cansancio, al cerrar el establecimiento, y reunidos en torno a la mesa familiar, aún nos quedaban fuerzas para degustar unas copas y consumir unos dulces, en unos momentos inolvidables, y nos rendíamos al descanso.

El día de Navidad, acudíamos a comer fuera de casa, sobre todo a las ventas típicas de Huelva, como el "Huerto de Paco", que era lugar indiscutible para las reuniones familiares en estas fechas.

Seguía la rutina diaria, en los días siguientes, y la tienda se abarrotaba de clientes para adquirir artículos de bromas para dar las oportunas inocentadas, y pasada esta fecha toda la atención se ponía en la Noche Vieja,para atender a las demandas de los cotillones, que organizaban en toda la provincia, para abastecerse de sacos de confetis, cajas de serpentinas, collares, matasuegras, globos etc, etc.

Llegada la cercanías de Reyes, atenderíamos los pedidos que solicitaban las Comisiones de Festejos, de la provincia, cuyos miembros nos exigían el correspondiente descuento, que una vez concedido, ya eran clientes seguros para el año venidero.


Y,una vez que desfilaba la Cabalgata d los Reyes, en la noche del 5 de enero, organizada por la Agrupación Artística "Alvarez Quintero", aparecía en nuestras puertas el dúo que formaban, el oficial marmolista de la Plaza Niña, provisto de su violín, junto al veterano Curro, con su guitarra, que tradicionalmente acudían a darles la serenata a mi padre.


Por mi casa arribaban familiares y amigos para felicitar a mi padre, y no faltaban los clásicos gorrones , para sacar partidas y como el viejo los tenía calados, al llegar uno muy temprano,que le dijo:

Baltasar, como es tu Santo, muchas felicidades.!-.

Y mi padre, le contestó: Sí, pero es por la tarde ,ya que la festividad hay que repartir entre Melchor, Gaspar y Baltasar,

Son recuerdos, que la noria del tiempo, nos los suele traer,por estas fechas, para embargarnos de triste nostálgia.

domingo, 11 de diciembre de 2011

L X I I .- PERSONAJES DE MIS TIEMPOS.



Hay que ver , amable lector, como corre el tiempo, pues parece mentira que ayer estuviéramos jugando en la marinera calle de Miguel Redondo, y hogaño no podamos con nuestro cuerpo, en lo que es decir, en un abrir y cerrar de ojos.


Y sin embargo, han discurrido ante nuestra vista varias generaciones, paso a paso, en el devenir del día a día.


Y recordando, desde niño, conocí la guerra del Norte de África, así como la Dictadura de Primo de Rivera, viví la II República Española, cuatro décadas del anterior régimen y la actualidad.


-¿ Como se ha deslizado, de la noche a la mañana toda una vida ?-.


Por eso, hoy, he decidido sacar a la luz, aquellos personajes, que me dejaron huellas y los recuerdo, a pesar del tiempo transcurrido y siempre los tengo presente a lo largo de mi existencia.


Me acuerdo cuando en mi infancia, mi madre me daba todas las mañanas una gran jarra de loza, cuando sentía el sonido de un cencerrito, que anunciaba la llegada del rebaño de cabras de Jacinto "El Lechero", que ordeñaba, a pie de casa, aquellas exuberantes ubres, de la que manaba una leche espumosa, mientras la numerosa clientela esperaba su correspondiente turno para ser atendida.


Manolo, el repartidor de la panadería del Loro, anunciaba sus codiciadas "Molletas calientes".


Carlota, la carbonera, atendía muy de temprano las clientas que se abastecían del cisco y la tierra , para alimentar las "copas" (braseros).


Por las tardes, oíamos el pregón del "Tío de los Roscos", que con su gran talla y las rodillas adentradas, era rodeado de la chiquillería del barrio, para adquirir su apetitosa mercancía.


Con su cantinela de "....A gorda, a perra gorda, el paquetito, y otro paquetito, acudía Agustín "El Italiano", provisto de su gran cesta de mimbre, colgada al cuello, repleta de bolsas de patatas fritas.


Pepe Oses, el popular carbonero de la calle de "Enmedio", en las tardes estivales, con su terno negro, y provisto de su monumental garrafa , nos ofrecía el "Rico Helado", en aquella recoleta Plaza de San Francisco, a la sombra de sus acacias, mientras que en la misma, esquina de la calle Aguas, La taberna de Matías "El Bonareño", instalaba una veintena de mesas, donde reuniones de amigos degustaban el rico caldo del Condado, al mismo tiempo que la clásica caballa asada , que adquirían a los vendedores ambulantes, que pasaban por allí, al pregón de " A siete chicas el par".


Todos los días, sobre la una y media, transitaba por la calle de la Aceña, con dirección al "Barrio de los Curas", "El Gíbia", que además de ser bizco, era el bicho mas feo que había en Huelva, quién siendo el mozo de la familia Molina, acreditados carniceros, portaba en un carretón cabezas de vacas y despojos, y recuerdo que mi padre ,con aquel humor, que siempre le caracterizó, en su escaparate, exponía su viñeta semanal, en la que ofrecía una foto del personaje y un sobrepié, que decía:


" Lo mismo en verano,


igual en invierno,


siempre acarreando,


el carro de los cuernos "


Por las tardes estivales, no faltaba el mozalbete, provisto de una pita, en la que aparecían las biznagas de jazmines, que eran adquiridas por las mocitas del barrio para enaltecer su belleza.


Era digno de destacar, "El Fondas", que era fue célebre por us singulares ocurrencias, que han pasado a la historia.


Pepe "El Breva", sacristán de la Parroquia de la Concepción, que aún vive, que con su diminuto cuerpo, rebosante de simpatías, era el alma de los feligreses.


"El Chato Roman", experto capataz de las cofradías onubenses,en la Semana Mayor, no se cambiaba, por un Capitán General.


Pepito "El de las Medallas", paseando por su sarrio de La Vega, era también convecino de "Pepe, el Marinero", dentro del mismo entorno.


Todos eran personajes admirados por los onubenses, que nos hacían felices, al deambular por nuestras calles, a aquellos que tuvimos la dicha de conocerlos, en aquel pueblo grande y tranquilo, que era entonces, nuestra ciudad.

lunes, 5 de diciembre de 2011

.L X I.- LA BARRIADA DE LA iSLA CHICA.


Hoy, voy a centrar mi atención del trabajo semanal , a mi barrio, ya que la Avenida del Alcalde Federico Molina, viene a constituir una de las principales arteria de nuestra ciudad.

Recuerdo a la antigua Carretera de Sevilla, cuando en la Dictadura del General Primo de Rivera, fue adoquinada, hasta la que fuera Prisión Provincial, que fue levantada en la periferia de Huelva.

Empezaba, junto a la Cuesta de San Cristóbal, donde se encontraba el comienzo de la Huerta de la Esperanza, que la conocí, de niño, plantada de algodón, en la que a poca distancia, se alzó el Hospital Inglés,que anteriormente se hallaba emplazado, en lo que después fuera Colegio Francés

Llegaba sus dominios, hasta la entrada del Callejón de Montrocal , y a partir de aquí ya era la Huerta de Mena, que en una gran nave, daba albergue a los antiguos carros de la basura, donde. estaban también las cuadras de los mulos que atendían dichos servicios, extendiéndose hasta el Estadio Colombino.

Con motivo de la II Guerra Mundial, Riotinto Company, que era la propietaria de las mismas, procedió a su venta, por la cantidad de 750.000 pesetas, que fueron adquiridas por el Excmo. Ayuntamiento de Huelva, bajo el mandato del Alcalde Don Joaquín González Barbas.

A continuación del Barrio Obrero existían varias casitas bajas, donde se eencontraba la pastelería de Basilia, y a continuación una zona despoblada, la Huerta de Ramirez, donde se construyó la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, que quedó totalmente aislada, y en cuya esquina albergó un Polvorín de Artillería, de donde viene la denominación del barrio.

En donde hoy, se halla ubicada el supermercado "El Jamón", existía una alcantarilla p0r donde discurría un regazo, procedente de la barruiada de Viaplana

Ya en esta zona, se encontraba un establecimiento de comestibles y bebidas "La Primera del Barrio", al frente del popular Leopoldo, hombre bastante activo, inconfundible por su gorra y bigote.

Mas adelante se encontraba "Las Delicias", también bastante acreditado. Y enfrente a la " Isla Chica", existían tres casitas bajas, propiedad de D. José Treviños, Agente Comercial; la del Capitán Jiménez y la de D.Francisco Díaz Moya, Maestro y Procurador de los Tribunales.

Hoy día, esta Avenida, constituye el núcleo urbano, mas importante de nuestra capital, dotado de una gran actividad comercial, así como de una gran urbanización, que le dan el rango de una gran ciudad, y esperamos que de una vez por todas, termine de culminar el gran proyecto de la Isla Chica, que a pesar de los años transcurridos, duerme el sueño de los justos, en espera de que les pongan el cascabel al gato, y se convierta en realidad, el sueño dorado de esta barriada para orgullo de sus convecinos y de Huelva en general.









jueves, 1 de diciembre de 2011

L X.- LA BARRIADA DEL MOLINO DE LA VEGA.




Al abrir, de nuevo, el libro de mis recuerdos, esta vez lo hago teniendo ante mis ojos, aquella gran zona que se extendía desde las proximidades de la Plaza de Toros, hasta la Glorieta, que venia a configurar la Vega de la Ria del Odiel.

Según noticias, de las que existen constancia, habían por aquellas cercanías tres molinos harineros que quedaron reducidos a uno, hasta época reciente.

Allí, acudíamos todos los fines de semanas, donde coincidíamos con bastantes convecinos, para entretenernos en capturar camarones, cuya presencia era muy abundante, y en las proximidades había emplazada una compuerta, que daba acceso al agua de la ría, a las salinas colindantes, por lo que se le conocía, hasta llegar al paso a nivel del ferrocarril de Zafra a Huelva, como " Las Salinas".

La pesca era abundante y nos llenaba de gozo, cuando a la llegada a casa, se lo entregaba a mi madre, y que la transformaba en una suculentas tortillitas, donde nos demostraba su gran arte culinario.

Habían trazada tres calles: la de Santiago Apóstol, Trigueros y Macías Belmonte, que acusaban le presencia de casitas de una sola planta.

Hoy día, al transcurrir del tiempo, este incipiente núcleo de población, se ha convertido en la gran barriada, como actualmente se nos presenta, con grandes naves industriales y acusando una gran actividad comercial, en todos los órdenes, que ha sabido ocupar todo el espacio disponible, convertido en un complejo urbanístico de primer orden, para orgullo de sus convecinos y de toda la ciudad.

Existe en la misma, una gran colonia de gallegos, que se acusa ante la presencia de un típico "Cruceiro", como también, un monumento a Santiago Apóstol, Patrón de España.

En lo que a tradiciones populares conciernen, cuentan con una Asociación que organiza su Cruz de Mayo, así como de una hermandad de penitencia, que en la próxima Semana Santa, hará su primer desfile por la Carrera Oficial.

Dentro de su circunscripción, se encuentran establecidas las sedes de las Policias, tanto Local, como Nacional, así como el Conservatorio Oficial de Música, el Colegio francés Moliére y numerosos centros de alimentación, que vienen todos a atender las necesidades que exigen su nutrida población.

Asimismo, nos traen a nuestra memoria aquellas inmensas montañas de minerales, que esperaban embarcar, en el Muelle Norte, en donde practicábamos, en nuestra juventud la afición a la pesca, que despertó entre los onubenses este deporte, un gran entusiasmo.

La transformación de nuestra ciudad, desde aquella Huelva pueblerina, hasta alcanzar el rango de gran urbe, nos llena de orgullo y satisfacción a los que hemos sido testigo de este cambio, que todos celebramos.

viernes, 25 de noviembre de 2011

LIX.- " LOS CUATRO CANTILLOS ".



Se le denominaba, así, al espacio comprendido entre la esquina de la calle Rábida y la antigua Caja de Reclutas, en los inicios de la choquera calle del Berdigón.

Esta zona, ha venido a constituir una de las mas transitadas de Huelva, por sus características singulares, que siempre la distinguieron dentro de la vida cotidiana de nuestra ciudad.

Partiendo de la calle Rábida, nos encontrábamos con el Café de La Mancha, junto a la popular Imprenta de don Antonio Plata, que me hace recordar aquel Concurso de Acertijos, que organizó el "Diario de Huelva" , en el que mi padre alcanzó un premio, con aquel, que decía:

-¿ Cual es la imprenta de mas valor, de Huelva ?-.

Pues, la de la calle de la Aceña, porque todas sus maquinarias , son de Plata.

Le seguía, Calzados Acebal, con sus zapatos de artesanía a ocho duros; a continuación "Ultramarinos Fuentes", seguida de la tienda de mis padres, que con el tiempo llegó a convertirse ,en una verdadera institución para todos los onubenses.

En la acera de enfrente, teniamos el Estanco de la Colomba, la Ferreteria "La Europa", la Sastrería de Garrido, especializada en uniformes militares, y que durante la Dictadura de Primo de Rivera, se creó en Huelva, un Batallón Infantil, en el que uno de los capitanes,Manolo Garrido de Córdoba, mas tarde acreditado galeno ,lucía su flamante uniforme, confeccionado en su taller familiar.

Seguía, una sucursal de Panificadora de Nuestra Sra. de la Cinta, y la antigua zapatería del Maestro Paco Mora; Tejidos Alberto Saavedra, Zapatería de Manuel Espinosa; Casino Republicano, y Comestibles de Paco Wert; "La Monumental", en la que el bonareño Gálvez nos ofrecía, sus tapas de altramuces, encontrándose a continuación la Caja de Reclutas.

En la acera contraria contábamos con el Cafe de Pantaleón ; la Funeraria de Manuel Camacho, en el que se acusaba su mascota de terciopelo marrón, cuando el entierro era de un pez gordo ;la Freiduria de Nicolás, famosa en el barrio, que nos brindaba el agradable olor de los chocos fritos, con su patio, en el que nos ofrecía su esmerado comedor; Pepe Escala , con sus célebres , "Soldaditos de Pavía"; la Panadería de Ramón Segura, con sus raíles desde la puerta,y su vagoneta portando los sacos de harina; Calzados Lemos; la Barbería de Perfecto y en la otra esquina "El Tupi", a cargo de los tres hermanos, Manolo, Pedro y Luís.

En un minúsculo solar, se hallaba emplazada una Churrería, seguida de la Casa Luengo, famosa por sus exquisitas tortas y para rematar el Colegio de San Ramón, con su director, don Manuel Montero Ferrer, de tan grato recuerdo.

Todos estos comercios, hoy día ya no existen, tan solo los están en la memoria de los pocos que hemos llegados a la vida nonagenaria y podemos recordarlos con cariño, ya que eran otros tiempos, muy pobres, pero en los existían la solidaridad de servicios, entre toda la comunidad, que formaban el ente comercial, de la Huelva inolvidable.




viernes, 18 de noviembre de 2011

LVII.- LAS ANTIGUAS VENTAS, DE HUELVA


Recurro, hoy a mi gran acerbo y saco de mi memoria, los numerosos establecimientos, ubicados en la periferia de nuestra ciudad, que constituían los puntos de reuniones de las familias onubenses, para el disfrute de la resolana en los días festivos, de la época invernal, donde se daban cita todos los miembros de cada grupo, para degustar el almuerzo que venía a constituir esa faceta de cohesión interna del que, actualmente, se ha perdido debido a la vida tan ajetreada que nos va imponiendo el devenir de cada día.

Así, pues, recuerdo "La Parada", que se hallaba ubicada al final de la populosa barriada de Las Colonias, regentada por Manuel Camacho, que se desvivía en atender a lo más selecto de la sociedad onubense.

Así mismo, fue muy célebre, en la antigua carretera de Sevilla, hoy Avenida Alcalde Federico Molina, a su final, "La Isla Chica", que estaba al frente de Don Alberto Roig y sus hijos, lugar de concentración de toda Huelva, para recibir el regreso de la Hermandad de El Rocío, antes de adoptar el nuevo recorrido.

Uno de sus hijos, Manolo "Niño de la Isla", junto a su convecino, "Curro Frijones", formaron una pareja de novilleros que, en los años cuarenta, llenaron de gloria a la afición taurina onubense.

Y, más adelante, en un alto, se encontraba el establecimiento de "La Florida", al que acudíamos asiduamente, toda mi familia, desde donde si divisaba el humeante tren de Sevilla, por las Marismas del Rincón, y que en el día de Reyes de 1953, a las cinco de la tarde, hacía su entrada en la capital, la caravana de automóviles que, acompañaba a los seis flamantes nuevos autobuses que, constituyó la cimentación de la gran flota del servicio de transporte urbano de nuestra capital, del que nos sentimos muy orgullosos y, que se debió a la gran gestión del alcalde Don Rafael Lozano Cuerdas.

Ya, en las proximidades de "La Nicoba", existía la "Casa de Álvarez", y muy cercana a ella, "La Venta de Angelito", que se hizo famosa por el servicio de reservados, de que disponía.

En la Avenida de las Adoratrices, en la confluencia con la de San Antonio, existía "El Huerto de Paco", donde la familia Ángelas, llego a adquirir gran fama, por los pollos con tomates, que en aquellos tiempos, venía a ser, el "Bocatus Cardinale", dentro de la restauración, de que disponían nuestros convecinos.

Siguiendo dicha avenida, casi frente al actual "Asilo de Ancianos", existía una casita de una sola planta, que ofrecía tres ventanas al exterior, y que era el lugar de grandes reuniones de amigos, en cuya amplia terraza, jugaban a las chapas.

Estos alrededores, estaban circundados por extensos huertos, en muchos de los cuales, servían vinos y se abastecían de aquellos típicos manojos de rabanillas, que eran muy solicitados por los asistentes a los mismos.

Estos simpáticos huertos fueron reemplazados por el ladrillos, organizándose la Barriada de las Tres Ventanas, en alusión a la venta del mismo nombre, hoy día denominada "De La Hispanidad" .

Y en dirección a Gibraleón, por último, la "Venta de Cardeñas", regida por Manuel Hinestrosa persona de trato afable, que pronto se granjeó la simpatía de toda su clientela.

Toda estas típicas ventas, fueron desapareciendo de Huelva, siendo reemplazadas por el gran número de establecimientos de restauración que existen en nuestra ciudad, habiendo perdido el trato familiar que aquéllas nos ofrecían a los onubenses de nuestros tiempos de convivencia popular, en esta Huelva, que hoy presenta una faceta de gran urbe, en la que ya no nos conocemos nadie y, cada uno vive su vida independiente.


miércoles, 9 de noviembre de 2011

LVI .- UN ROBO, BASTANTE SONADO.



Discurría, apaciblemente, el verano del año 1.940, cuando tuvo lugar esta simpática anécdota, que tuvo resonancia, durante muchos años, en el acogedor ambiente de los "Cuatro Cantillos".

Nuestra vida, se desenvolvía alrededor del entorno de nuestro negocio familiar, que desde 1.912 cuando mi padre adquirió el traspaso del mismo, a don David Calvo, por la astronómica suma, en aquel tiempo, de siete mil reales, y que a través de los años, se convirtió en la tienda mas popular de nuestra ciudad y en el centro de atracción de la grey infantil.

Junto al local comercial, teníamos anexa nuestra vivienda, y como mi hermana se levantara. sobresaltada, una noche, para avisar a mis padres que había sentido ruidos extraños, que venían de la tienda, mi padre me comunicó lo que pasaba y acordamos ir yo hacia ella, por el interior, y él salió hacia la calle, para entrar , por la puerta de la esquina a Miguel Redondo.

Pero encontrándose, en las cercanías del bar "El Tupi", un sereno, al ver que un individuo había entrado en nuestro establecimiento, empezó a alarmar, con su silbato, a todo el vecindario, que se echó a la calle para saber que es lo que ocurría.

Al enterarse de que estaban robando en la tienda de Baltasar, pronto se formó un gran grupo, entre los que recuerdo al capitán Manaute, con la pistola en la mano; Manuel Martínez, el dueño del " Café Buenavista, provisto de un garrote; Antonio "El Fundidor", con el bastón de un paraguas, y muchos curiosos que estaban dispuestos a cazar a los "cacos".

Las voces eran unánimes: " -¡ Baltasar, que te están robando !-".

Y, después de comentar conmigo, la inesperada y confusa situación, que se había creado, optó por asomarse a la ventana y dirigiéndose al numeroso grupo, que no dejaban de gritar, les dijo:

-¡ Amigos míos, no se alarmen Vdes, pues el ladrón , soy yo !-. Y una vez relatado todo el episodio ocurrido, todo fue risas, permaneciendo cerca de una hora en una conversación, amena y divertida, ya avanzada la madrugada.

Han transcurrido muchísimos años desde entonces, y hasta hace poco tiempo, hay algún que otros vecinos, que aún recordaba este suceso, entre una sonrisa, que hace recordar, la familiaridad que reinaba entre nuestros convecinos, que ponían de manifiesto como existía la solidaridad, en aquella Huelva inolvidable, en aquellos momentos felices en que se desenvolvía nuestra existencia.





miércoles, 2 de noviembre de 2011

L V .- DON RAFAEL DEL RIEGO Y NUÑEZ



Nació en Santa María de Tuña ( Asturias), el día 21 de octubre del año 1.785, graduándose en la Universidad de Oviedo, desde donde se trasladó a Madrid, ingresando en la Guardia de Corps.

Durante la invasión francesa de 1.808, el General Murat, lo hizo prisionero, enviándolo al El Escorial, de donde se fugó, dirigiéndose a Asturias, siendo nombrado Capitán de la División del General Acevedo, del que fue ayudante y en la batalla de Espinosa de los Monteros (Burgos), ante la gran derrota sufrida, cuando intentaba salvar la vida de su jefe, fue apresado por los franceses, siendo deportado a Francia, y al recobrar su libertad, concibió las teorías liberales, teniendo contacto con la masonería, retornando a España de nuevo,incorporándose como Teniente Coronel, jurando la Constitución de 1.812, ante el General Lacy, que después fuese derogada por el Rey Fernando VII.

Junto a Antonio Alcalá Galiano y Juán Alvarez de Mendizábal, se conjuró el levantamiento liberal, y al mando del Batallón de Asturias, el día 1º de enero de 1.820, en la plaza pública, de Las Cabezas de San Juán (Sevilla) , ante todo el pueblo presente, mandó al tambor de Ordenes, ante la formación de sus fuerzas, que tocara llamada de Oficiales.y estos colocados en sus lugares respectivos, con los sables en alto, recibieron la presencia de la Bandera de España, a la que rindieron los honores de Ordenanzas, tras lo que Del Riego, pronunció la Proclamación de la Constitución, al grito de " Viva la Constitución ", que fue recibida con gran entusiasmo, por todos los allí presente.

Seguidamente, la tropa se puso en marcha hacia Arcos de la Frontera, a la que se unió el Batallón Sevilla, que se hallaba concentrado en Villamartín,y ante una meteorología adversa, al amanecer, tomó por sorpresa la ciudad, siendo prendido el Conde de Calderón,encargado de su defensa y a todo su Estado Mayor, siendo vitoreada las fuerzas , como a la Constitución.

Mientras tanto, Del Riego se hace con Jerez de la Frontera, concentrando sus soldados en la Plaza del Arenal, y desde aquí telegrafía al Gobernador de Cádiz, pidiéndole la rendición de la plaza, pero este ya contaba con la colaboración de la Marina.

Continuando por el Puerto de Santa María, llega por fin a la Isla de León, donde se concentraron todas las unidades militares, pero al iniciar el ataque final a la Tacita de Plata, comprobaron que esta misión era imposible ,ante la resistencia de la guarnición que la defendía.

Vuelve con dos columnas hacia el Puerto de Santa María , e intentan atacar Cádiz, por la Cortadura, siendo rechazado y ante esta situación, decide tomar Véjer , y siguiendo por Algeciras, Málaga, Córdoba, adentrándose por las Sierras de Extremadura logran llegar a Madrid, en olor de multitudes.

En la capital de la Nación, ante el delirio de los madrileños, Fernando VII, se vió obligado a jurar la Constitución, el día 7 de mayo, nombrando un gobierno liberal y ascendiendo a Del Riego, a Capitán General, cargo que renuncia.

De nuevo, es nombrado, Capitán General de Aragón, y por entonces, contrae matrimonio con su sobrina, María Teresa Del Riego y Bustillo.

Es destituido y trasladado a Lérida y en 1.822 es elegido Diputado a Cortes ,por Asturias siendo designado Presidente del Congreso de los Diputados, teniendo como Jefe de la Oposición a Francisco Martínez de la Rosa.

El Monarca, ante el poder de los liberales, solicita para frenarlo, ayuda al extranjero y la Santa Alianza, en el Congreso de Verona, en contra del liberalismo español. pide a Francia para salvar la Monarquía Absoluta, un ejército francés, con los "Cien mil hijos de San Luís", al mando del Duque de Angulema, en entran en España, por el Bidasoa.

Del Riego marcha a Cádiz, donde secundando la mayoría alcanzada por las Cortes Generales, solicitaron la incapacidad del Rey, mientras que los liberales son perseguidos por el ejército francés. y en la Batalla de Jódar (Jaén) , son derrotados, siendo herido y abandonado por sus tropas, es hecho prisionero en Arquillos (Jaén), y trasladado a Madrid fue declarado culpable de Alta Traición.

El Fiscal pidió para él la pena de muerte en la horca, que su cadáver fuera arrastrado, su cabeza colgada en la picota, a la vista del público, y su cuerpo fraccionado en cuatro partes y exhibido en aquellos lugares, en los que participó destacadamente, en su levantamiento de Las cabezas de San Juan (Sevilla).

El día 7 de noviembre, conducido sobre un serón, subió al patíbulo levantado en la madrileña Plaza de la Cebada, donde fue cumplida la sentencia.

La marcha militar, que él compusiera y conocida como "Himno de Riego", fue declarado Himno Nacional, durante la existencia de las I y II República.

miércoles, 26 de octubre de 2011

LIV.- LA VIEJA ERMITA DEL SANTO PATRÓN.




El Barrio Alto, culminaba al final de la calle de San Sebastián, con una plazoleta donde se hallaba ubicada la vetusta Ermita, que durante muchísimos años dió albergue a la imagen de nuestro excelso Patrón, y que fue capilla de la vieja necrópolis onubense, a la que se accedía por una gran cancela, en la que sobre su dintel aparecía una inscripción, con letras cerámicas que decía: "Cementerio Municipal".

A la derecha, continuaba la fachada, blanqueada, para terminar en una modesta espadaña, que rematada por una cruz, era portadora de un esquilón, siendo la portada de medio punto, con sendas ventanas, y bancos de mampostería corridos , a ambos laterales de su portada.

Delante existía una plazoleta, que servía, para dar el duelo, en los entierros y en cuyo centro se hallaba instalada esa farola itinerante, que habiendo ocupado la calle de la Concepción, pasó posteriormente, por la Plaza de San Pedro y, Cementerio de la Soledad, para volver, en la actualidad ,a su punto primitivo.

En mi época juvenil, al llegar las fiestas del barrio, la fachada era iluminada y en la noche de vísperas, el "paso" del San Sebastián "Chiquito", era portado por cuatro municipales, y en las tardes del día 20 de enero, cuando íbamos a rendir pleitesía al Patrón, veíamos a la entrada, todos los años al Conserje del Cementerio y custodio de la Ermita, el Sr,Juan Palomeque, que no faltaba a su devota cita , aunque ya su edad fuera muy avanzada.

Durante el mandato del Alcalde, don Joaquín González Barbas, esta imagen, fue reemplazada por la actual, que fue esculpida por el laureado escultor hervense, Sr.Pérez Comendador, y en la actualidad, la antigua imagen se encuentra formando parte del Altar Mayor de la parroquia de San Pedro.

Son viejos recuerdos que conservo en mi acerbo y tenemos que dar las gracias a Don Esteban Romero Cartes por su contribución en la representación gráfica de la farola existente en aquella época en dicha plazoleta.

Sirva pues, como recuerdo, de una época imborrable de mi vida, que ya es historia.

miércoles, 19 de octubre de 2011

L I I I.- LA ERMITA DE LA SOLEDAD.



Se halla ubicada en la plaza del mismo nombre, desde donde podemos contemplar la esbeltez de su blanca fachada, coronada con su típica espadaña, datando su construcción sobre el S. XV, bajo la advocación de Santiago Apóstol, y debido a los graves daños que le ocasionó el terremoto de Lisboa, fue reformada, en su totalidad sobre el S. XVIII.

Fue, en tiempo centro de Enseñanza Media, y también Superior, al crearse la Cátedra de Latinidad, por don Diego de Guzmán y Quesada.

Siendo propiedad de Estado, fue transferida, la misma, al municipio onubense, en el año 1.883, siendo convertida en colegio y más tarde en Asilo de transeúntes.

Posteriormente, se estableció en ella los servicios de la Policía Municipal, conocido por nuestros convecinos, como el "Avellano", en cuyos calabozos, estuvo recluido el gran poeta, Miguel Hernández, al ser detenido, en plena Guerra Civil, cuando huía a Portugal .

Después de llevarse a cabo, una intensa restauración, en la actualidad , es sede de la Hermandad del Santo Entierro, en cuyo interior nos muestra las imágenes titulares: la Virgen de las Angustias, el Cristo Yacente, del que se conservó la cabeza original, tras su destrucción en los días aciagos del año 1.936, como la Virgen de la Soledad, siendo autor de las mismas el imaginero ayamontino, Antonio León Ortega, el gran artífice de la actual Semana Santa de nuestra ciudad.

También es destacar, un Crucificado, que durante años presidió el Altar Mayor de la Parroquia de la Concepción, hasta su reforma después de los daños producidos, en la construcción de un edificio colindante.

La restauración de esta Ermita, ha venido a satisfacer el deseo de muchísimos onubenses, ante el estado de abandono en que se encontró durante tantos años, y que hoy día nos llena de orgullo , al verla transformada, en nuevo lugar de culto de la cofradía oficial de nuestra Semana Mayor, para orgullo de los que sentimos amor por nuestra Patria Chica.




domingo, 16 de octubre de 2011

miércoles, 12 de octubre de 2011

LII.- PLAZA DE SAN PEDRO.




Ubicada a los pies, de la que fuera Parroquia Mayor de San Pedro, de nuestra ciudad, que venía a representar la máxima institución eclesiástica, antes de erigir la actual diócesis.

Recuerdo, en mis tiempos estudiantiles, en los últimos cursos de Bachillerato, allá por el año 1.934, cuando después de un duro batallar, conseguimos trasladarnos al nuevo Instituto del Conquero, que tuvimos la gran suerte de inaugurar , cuando junto a ella, todas las mañanas transitábamos , viendo en la esquina de San Andrés, en la puerta de su casa, a aquel virtuoso sacerdote, don Alejandro Cano Rincón, gran onubense y cintero, que derrochaba bondad, amor y caridad, a cuantos necesitados acudían a él.


En la otra esquina , diametralmente opuesta, diariamente veíamos a su otro compañero, don José Muñoz, que se dirigía, desde su casa a la parroquia, donde ejerció como coadjuctor toda su vida.

Y, aquel vetusto quiosco, donde en mi niñez adquiría los gusanos de seda, al aproximarse la estación primaveral, donde la chiquillería se abastecían de toda clase de golosinas, y se me viene a la memoria, aquel mediodía, en el que una grúa lo levantaba para siempre, ante la sorpresa para todos, al aparecer una gran colonia de ratones, que originó una gran batalla
improvisada, contra esta invasión de roedores .

En las mañanas invernales, los bancos de hierro eran ocupados por los vecinos, que acudían a tomar el Sol, y en las tardes estivales la aprovechaban para disfrutar de la suave brisa, al mismo tiempo, que saboreaban los ricos "chambiris", que adquirían a los vendedores ambulantes de la recién instalada heladería "La Ibense".

Aquella simpática plaza terriza, mas tarde remodelada y presidida por el monumento dedicado al tan querido don Manuel González García, "El Vicario", quién junto a don Manuel Siurot, fundaran el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, de donde salieran grandes hornadas de Maestros, entre los niños pobres de Huelva, que crearon un nuevo sistema educativo, que transformó , por completo la vida docente.

-¡ Plaza de San Pedro !-, En aquellas tardes, de recogimiento cristiano ,de los Viernes Santos, cuando nuestros vecinos acudían con gran fervor cofradiero, a presenciar la salida del Santo Entierro de Cristo.

Viernes Santo,con tus velos funerarios,
reza el pueblo, con unción,
gente sanota y sencilla,
los ancianos se arrodillan,
al pasar la procesión

Y, aquellas mañanas de Corpus, cuando a los pies de su vistosa torre, bajo el redoble de campanas, se desplazaba aquella monumental Custodia, en medio del ambiente ambriagador que ofrecía la fragancia de las juncias, tomillos y romeros. esparcidos por nuestras calles.

-¡ Parroquia de San Pedro !- con su esbelto campanario y su gran reloj, que marca , paso a paso, el tiempo y la historia, de aquella Huelva entrañable, que nos tocó vivir a los que hemos llegado a la nonegidad y que recordamos , con nostalgia , gracias a nuestra privilegiada memoria.


miércoles, 5 de octubre de 2011

XLI.- EN UN BUQUE DE GUERRA.



En el transcurso de la celebración de las Fiestas Colombinas, allá por el año 1.927, y como por aquellos tiempos no se habían construidos los Muelles de Levante, los barcos de guerra que arribaban a nuestro puerto, con motivo de la conmemoración de la salida de las naves descubridoras, fondeaban en-medio de la ria.

En los días, en que se autorizaban las visitas , a dichas unidades de la Armada Española, los onubenses nos teniamos que valer de los servicios de los boteros, que nunca mejor dicho, que hacían su agosto, al desplazarnos a través de la ria, hasta llegar abordo de los citados buques.

Recuardo, que entre los tres o cuatro barcos de guerra que nos visitaban, con motivo de nuestras celebraciones, se encontraba el "Crucero Cataluña", con enorme eslora y sus dos grandes chimeneas, dado que en aquella época se utilizaba el carbón.

Una vez recorridas todas sus dependencias y extasiados ante la brillantez, que nos ofrecían sus bien cuidados cañones, como también se nos viene a la memoria, aquel solemne acto de arriar bandera,en el que el Cuerpo de Guardia, rendían los honores reglamentarios, acompañado del capellán del buque, mientras que tenía lugar la puesta del Sol por Bacuta, que nos ofrecía una imagen ensoñadora.

Al recorrer la cubierta, observabámos como algún otro miembro de la marinería, que en vez de saltar a tierra, se entretenían pescando y al ver , como uno de ellos al cobrar una pieza, una de las visitantes, al gritar: " ¡ Un pez !- , al levantar las manos, de asombro, se le desprendió una sortija, de sus dedos.

Todos estábamos, impresionados, por tan sensible pérdida, y cual no sería nuestra reacción, cuando al cabo de un rato, al recobrar otra pieza, el marinero gritó: " -¡ , está aquí !-"

-¿ Qué crees, amable lector, que tendría adentro el pez, una vez zahorrado, por el marinero ?-.

Todos, responderán. que la sortija, pues , adentro, solo nos ofrecía, una cosa muy natural: la espina.

ía

miércoles, 28 de septiembre de 2011

XL.UNA DINASTÍA, INMERSA EN LA TRAGEDIA ( I I )





La reina Victoria Eugenia, estableció su residencia en Laussane, (Suiza), y estaba acompañada de la duquesa de Lécera, casada con Juan de Silva Mitján, que es la que la tiene al corriente de la vida y andanzas de don Juan.

D ª. Beatriz,murió a los 93 años, siendo su consorte Alessandro Torlonia. Su hermana ,María Cristina ,contrajo matrimonio con Enrico Antonio Marone Cinzano, falleciendo a los 85 años de edad.

El infante don Gonzalo, el mas pequeño de los hermanos, murió muy joven, a los diecinueve años, en Krumpendort, a consecuencia de un accidente de tráfico, que le provocó grandes hemorragias, por padecer, igual que su hermano Alfonso, de hemofilia.

Reunidos todos los miembros de la Casa Real, se nombra heredero de la Corona, al infante don Juan de Borbón Battenberg, que mas tarde contrae matrimonio, con su prima doña Maria de las Mercedes de Borbón - Dos Sicilias, y Orleans , en la iglesia de Santa María de los los Ángeles y Mártires, de Roma, el día 12 de octubre de 1.935, y la primera parada de su viaje nupcial, fue en Frascatti, trasladándose, mas tarde a Cannes, Laussana, Brasil y Estados Unidos.

En el mes de junio de 1.936, nace su primogénita,la infanta doña Pilar, y el 18 de julio del mismo año, España´,está en guerra, y seguido por un gran grupo de monárquicos españoles, entran en el suelo patrio, con el alías de Juán López y cuando estaban cenando en Aranda de Duero, se presentó un capitán de la Guardia Civil, que le puso en contacto telefónico con el General Dávila, quién les transmitió la Orden del General Mola, de que tenían que volver a la frontera.

Las autoridades francesas, les declararon personas non gratas, trasladándose a Italia, reuniéndose, mas tarde,junto a sus suegros ,en Suiza, donde estos reciben la noticia, de que su hijo Carlos, ha muerto en los frentes de guerra, en España y tienen conocimiento de lo que pasa en nuestra patria, como el asesinato de Garcia Lorca, en Granada , o el fusilamiento de José Antonio, en Alicante.

Don Juan, era muy mujeriego y mantuvo relaciones amorosas, con una griega, Greta, siendo llamado al orden, por su madre la reina Victoria Eugenia, así como por sus consejeros, toda vez que suponía un peligro, para la monarquía española, y el General Vigón, mando una comisión para aconsejarle que volviera a su vida normal.

El pretendiente al trono, adquiere, por ocho millones, al Conde de Figuereido, su palacete que tenía cincuenta y una habitaciones, entre todos los departamentos del mismo.

Don Juan, tenia pretensiones de casar a su hija Pilar, con el rey Balduino de Bélgica, y se trasladaron, esta, acompañada de su intima amiga Fabiola de Mora y Aragón, que fue de quién se enamoro el rey de los belgas.

Años mas tarde , contrae doñaPilar matrimonio, con don Luis Gómez-Acebo, hijo de don Jaime Gómez-Acebo y Mondet, fundador del Banco Español de Créditos , y a la vez nieto del Marqués de Cortina, en el Monasterio de los Jerónimo de Belém, en Lisboa, el 5 de mayo de 1.967.

La infanta doña Margarita, se casa en la iglesia de San Antonio, en Estoril, el día 12 de octubre de 1.972, con el médico cirujano de enfermedades torácicas, don Carlos Zurita y Delgado.

En la costa Cantábrica, tiene lugar un encuentro entre Franco y el infante don Juan, en el que se acuerda trasladar a España, al príncipe don Juan Carlos, para que comience sus estudios de bachillerato, y una vez concluidos estos, ingresa en la Academia General Militar de Zaragoza.

En la Semana Santa del año 1.945, Don Juan Carlos , le enseña a su hermano Alfonsito un objeto que guarda en el bolsillo: una pistola, que al verla don Juan , la guarda en su secreter, y los hermanos les piden a doña María de las Mercedes, que se las entregue, a lo que su madre accede, y creían que se encontraba descargada, pero tenía una bala en la recámara y en el forcejeo, al abrir una puerta, el arma se disparó, entrándole el proyectil, por el entrecejo afectando al cerebro , que le provocó la muerte instantánea.

Un nutrido grupo de monárquicos españoles acudieron al entierro en el cementerio de Cascaes.

En el viaje realizado por el buque " Agamenón", organizado por el armador griego Eugewides, se conocieron don Juan Carlos y doña Sofía, siendo confirmada su relación amorosa en la boda de Eduardo de Kent , celebrándose la boda en Atenas, por el rito ortodoxo, y después en ceremonia católica, autorizada por Roma, el día 5 de mayo del año 1.962.

El 30 de enero de 1.960, nace el príncipe don Felipe , y al bautizo asiste la reina Victoria Eugenia, quedando la Familia Real, relegada a segunda línea, ante Franco ,ya que el vice-presidente del gobierno Almirante Carrero Blanco le negó la asistencia al acto, a don Juan.

La reina quedó muy afectada y le comentó al periodista Jaime de Peñafiel, que no debía de haber venido a España, estando Franco en el Poder.

El día 22 de julio de 1.969, las Cortes Españolas, designa a don Juan Carlos, sucesor de Franco, como Rey de España, y a la muerte del Caudillo, jura y es coronado como tal.

Juan Carlos I, está al frente de la Jefatura del Estado, desde hace treinta y seis años, y durante su reinado España ha restaurado el sistema democrático, estableciéndose el régimen autonómico, que a la vista de los resultados, muchos españoles no están de acuerdo, ya que existe un descontrol económico, que deseamos sea corregido, con medidas disuasorias que terminen con este despilfarro.

Doña Maria de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, falleció, en el palacio de La Mareta, en Lanzarote , el día 2 de enero del año 2.000.

Su esposo, don Juan de Borbón y Battenberg, murió el 1º de abril de 1.993, en la Clínica Universitaria de Navarra, y se le rindieron honores de rey, como Juan III de España.

Una dinastía, marcada por la tragedia, en el devenir de su existencia, bien por la transmisión de esa horrible enfermedad, la hemofilia , como otras circunstancias que dejaron huellas considerables en la historia de nuestra entrañable nación.












miércoles, 21 de septiembre de 2011

XXXIX.-UNA DINASTÍA, INMERSA EN LA TRAGEDIA (I)


El rey de España, Alfonso XIII, a partir del segundo año de su matrimonio con Victoria Eugenia de Battenberg, ponía de manifiesto, el enfriamiento de esta unión, ya que la reina era fría de carácter, que no sentía amor por los españoles, cuya única misión, era producir vástagos para perpetuar la dinastía.

Cundo el rey tenía veinte años´, ella era una princesa inglesa ,de última fila, pobre, siendo aconsejado por la reina madre doña María Cristina, para que no se casara con ella, toda vez que era transmisora de la enfermedad de la hemofilia, que por aquellos tiempo no tenía tratamiento y que era mortal de necesidad.

Pero la separación, se hizo efectiva, con motivo de la proclamación de la II República Española, al tener que exiliarse a Cannes (Francia), al abandoinar nuestra patria.

Era tal, la preocupación por este mal, que muchos de los pretendientes de casamientos de las infantas españolas, desistieron de sus intenciones de llevarlas a cabo.

Del matrimonio nacieron seis hijos: Alfonso, Jaime, Juan, Cristina , Gonzalo y Beatriz.

La reina , al mismo tiempo, estaba al corriente de las infidelidades de su esposo, ya que existían tres hijos ilegítimos,de las relaciones que tuvo, en primer lugar. con la institutriz de sus hijos, Beatriz Noon, de la que tuvo una hija, Juana Alfonsa Milán, ya que el rey era duque de Milán.

De la actriz,Carmen Ruíz Moraga, con la que mantuvo una larga relación, desde 1.916, tuvo dos hijos: Leandro Alfonso y María Teresa.

Carmen Ruíz, falleció en junio del año 1.936,pasando sus hijos, sus dos últimos años por las estrecheces que trajo la guerra, y al terminar esta, el Administrador de la Casa de Alba, les comunicó su alta ascendencia, siéndoles nombrado tutor, el Conde de los Andes.

Sus relaciones con la Casa Real, han sido muy buenas, pero a raíz de 1.990.se deterioraron, por lo que pidieron amparo a la justicia, que resolvieron favorablemente sus casos.

El Principe de Asturias, don Alfonso, acuso la enfermedad de la hemofilia , a los tres años, al ser intervenido de fimosis. Era un ser enfermizo y su vida fue totalmente desordenada.

Después de dos años de matrimonio, es abandonado por la "Puchunga", una artista que se dió cuenta de que no tenía ningún porvenir con él, ya que únicamente vivía de los recursos que de cuando en cuando les remitía su augusto padre.

En segunda nupcias, con la modelo cubana, Marta Rocafort, que viendo la inutilidad de su matrimonio, ante un parásito de la sociedad, opto por su separación.

Se introduce en el mundo de la droga, y ante un grave accidente de tráfico, dentro de una inmensa soledad, debido a las grandes hemorragias, que le sobrevinieron fallece en un hospital estadounidense, siendo solamente tres personas las que les acompañaron en su entierrro , en el Cementerio Grecelen Memorial Park.

Enterado del fallecimiento de su hijo Alfonso, el monarca se entrevista en Roma con el infante don Jaime, al que le ordena su renuncia, como heredero de la Corona, por su invalidez por ser sordo-mudo.

Al tener conocimiento de esta resolución, el Conde de Romanones, comentaba que España perdía la ocasión de haber tenido un gran rey : por ser sordo y mudo.

El infante don Jaime había nacido en La Granja( Segovia) el día 25 de junio de 1.908, y contrajo matrimonio, en la iglesia de San Ignacio de Loyola,de Roma, con Enmanuella de Dampierre y Rospoli, el 4 de marzo de 1.935.

De esta unión nacieron dos hijos: Alfonso , duque de Cádiz, y Gonzalo, duque de Aquitania

Don Alfonso se casó con la nieta del General Franco, María del Carmen Martinez-Bordius,y de los dos hijos, que tuvieron de su matrimonio, Francisco de Asis, el mayor, falleció en accidente de tráfico , en Pamplona, y el menor Luis Alfonso, es el pretendiente del trono francés.

Alfonso de Borbón y Dampierre,, que el 4 de mayo de 1.947 obtuvo el divorcio de su matrimonio, falleció doce años más tarde, en un accidente de esquí, en Beaver Creek, en Colorado, ( EE-UU), el día 30 de enero de 1.989, al ser decapitado por un cable, que se le atravesó, en su descenso.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

XXXVIII. ENTREGA BANDERA A LA GUARDIA CIVIL.



Era, durante la celebración de la Festividad de la Raza, el día 12 de Octubre de 1.934, cuando el Excmo. Ayuntamiento de Huelva, a iniciativa de su Alcalde-Presidente, don José Barrigón Fornieles, hizo entrega de una Bandera de España, (en aquella época , republicana ), a la Comandancia de la Guardia Civil, de Huelva, que corría al Mando del Teniente Coronel, de tan grato recuerdo, Don Arturo Blanco Horrillo.

El acto, tuvo lugar en la plaza rectangular, de los jardines del Muelle, que precedió a la actual de las palomas y fue presidido, por el General de División, don José Sanjurjo Sacanell, que ostentaba la Dirección General de la Guardia Civil, una vez restituido oficialmente, por el Gobierno de don Alejandro Lerroux García, en coalición con Gil Robles, después de su evasión del Penal del Dueso, en Santoña (Cantabria), donde cumplía condena, por la Sublevación Militar del día 10 de agosto de 1.932, en Sevilla, que fue abortado.

La celebración, que resultó maravillosa, fue seguida de un gran desfile de las fuerzas actuantes, que recorrieron las calles del centro de la ciudad, entre repetidos aplausos del pueblo onubense.

Acudió, a tan brillante homenaje, a las fuerzas del Orden Público, militarizado, la banda de música del Colegio de Huérfanos, de Valdemoros (Madrid),que nos ofreció, en el templete de la Plaza de las Monjas, un excelente concierto, en cuyo selecto programa, figuraba una pieza, titulada "De Huelva, fandanguillos" ,que fue muy aplaudida, por el público asistente.

Parece que fue ayer, pero la noria del tiempo no para, en su recorrido, y así sigue la vida,que hemos vivido, a los largo de tantísimos años que nos va incrementando nuestro acervo, y la memoria nos evoca, de cuando en cuando,estos recuerdos, de aquellos momentos, que se van convirtiendo en historia.








miércoles, 7 de septiembre de 2011

XXXVII.- EL CAPELLÁN NOVATO..



Durante la prestación de mis servicios profesionales, en la Casa de Socorro, de Mérida, cuyo establecimiento se hallaba anexo al Hospital Municipal, y como en la ciudad no existía,por aquella época, Residencia de la Seguridad Social, como hogaño, debido a ser esta localidad un nudo de comunicaciones, de primer orden, por afluir cuatro carreteras nacionales -Madrid-Sevilla-Badajoz y Cáceres, todos los accidentes de tráfico eran atendidos , en este centro sanitario.

Diariamente, se asistían a cuatro o cinco, por lo que tenía que dar mas puntos que mi primo Antonio Rodés , el sastre onubense.

En el Hospital Municipal, prestaba servicios como Capellán, un sacerdote suizo,don Pietro hombre de carácter afable e inteligente, con el que me unía una excelente amistad, ya que todas las tardes departíamos nuestros temas de actualidad, y nos echábamos nuestra partida de parchís, toda vez que era un entusiasta de este juego.

Y, ya entrada la estación primaveral, me comunicó una tarde que se marchaba, a su país de vacaciones, presentándome al compañero sustituto, que era un cura recién salido del seminario que todos los días me visitaba , por si había surgido alguna novedad.

Transcurrida unas semanas, se dió el caso de que unos sevillanos, que trabajaban en Cataluña, habían venido a su tierra a pasar las vacaciones, y cuando regresaban de las mismas formando una caravana motorista, al llegar al término municipal de Torremejías, colisionaron, unos con otros, siendo trasladados doce personas con contusiones y heridas.

Fueron atendidos, en la Casa de Socorro, acomodándolos en tresillos, sillas y camillas, pareciendo aquello la guerra.

Y, en aquel preciso momento, apareció el Capellán de marras, y dirigiéndose a un herido, que yacía en una camilla, en el suelo esperando el turno, para ser atendido, le preguntó:

- Hijo, ¿ Te arrepientes de todos tus pecados ?-.

Y el pobre sevillano ,descompuesto, con los ojos desorbitados, le contesto:

Padre,-¿ Tan "joia" está la cosa ?-

Han transurrido un sexenio, desde entonces. Ya estará cubierto de canas sus sienes , pero si es que vive, recordará esta vivencia, que tuvo a la vez tono tragi- cómico, y que no se me borrará de mi memoria, mientras viva.