miércoles, 29 de diciembre de 2010

LOS ALCALDES DE HUELVA (I I I)




Tras la celebración de las primeras Elecciones Municipales, dentro de la Democracia, toma el mando del Consistorio onubense, Don José Antonio Marín Rite, con cuya gran gestión, Huelva empieza a presentarnos una nueva imagen, con la puesta en marcha de la Avenida de Andalucía, que le da un gran empaque, ante su confortable y bellísimo bulevar, con una jardinería digna de los mayores elogios, que constituye la entrada de la ciudad , que nos da prestigio y orgullo, a todos nuestros conciudadanos.

Al mismo tiempo, nuestras calles adquieren un modernísimo aspecto al ser transfomado el antiguo adoquinado, en zonas asfaltadas, para alivio del tráfico urbano, que es admirablemente aceptada por el vecindario.

Nace la nueva Universidad de Huelva, que constituye un paso agigantado, en la vida docente, de nuestra ciudad, ofreciendo a la juventud estudiantil de la provincia, poder alcanzar, una titulación superior, sin necesidad de desplazarse fuera de casa.

En 1.985, con la nueva victoria del Partido Socialista, le dan el sillón de la Alcaldía a Don Juan Ceada, que nos dejó, como testigo de su gestión municipal, el Parque de Alonso Sánchez, que después de haberle costado a las arcas del Ayuntamiento, unos ochocientos millones de las antiguas pesetas, y de constituir una obra arquitectónica ejemplar, ha sido un fracaso, ante el rechazo de la población, por la falta de seguridad que demuestra tener, toda vez que en actualidad, representa un gran refugio para la drogadición.

En la siguiente confrontación electoral, obtiene la aceptación de los ciudadanos el Partido Popular, siendo elegido, Alcalde de Huelva, Don Pedro Rodríguez González, quién con su ilusionado trabajo, sabe enaltecer el onubensismo, en grado sumo, consiguiendo el resurgimiento de nuestras tradiciones populares.

Así, han alcanzado gran auge las Fiestas Colombinas, la Velada de la Cinta, la celebración de las fiestas de San Sebastián, los Carnavales, Semana Santa, el Rocío etc etc.

Se ha llevado a efecto la realización de los Parques Moret- verdadero pulmón de Huelva-, así como el de Zafra, como también vemos la proliferación de coquetones jardines, fuentes, glorietas y presencia de múltiples monumentos, que hacen de Huelva, una ciudad acogedora, dotada de un Sol, deslumbrante, y de un Cielo azul , maravilloso y único, que es el orgullo de propio y foráneos.

Su, gran actividad, se pone de manifiesto, en cada momento, gozando los ciudadanos de una gran zona peatonal, para el acercamiento de la población al perímetro comercial, que lo tiene a su alcance.

Pero, la actual crisis económica que nos atenaza, ante la aparición de esa gran burbuja, que ha presentado la furia del ladrillo, ha dado lugar el descenso de licencias de obras, como asimismo, que al no adquirir los pisos, que en la actualidad están en ofertas y no se venden, hacen que las altas en la Contribución Urbana, hayan dado lugar a un descenso en la recaudación, que mantengan, en estado de agonía las arcas locales, y se encuentre sin recursos, para iniciar nuevas realizaciones.

La situación de España, en estos momentos, es muy crítica, y pidamos a Dios, que nos envíe un haz de luz, para poder disipar estas tinieblas, para gozar de nuevo de felicidad todos los españoles.


ón vecial

miércoles, 22 de diciembre de 2010

LOS ALCALDES DE HUELVA ( I I )


Una vez liberada Huelva, por las tropas del General Quepo de Llanos, el día 28 de julio de 1.936, se nombró una Gestora Municipal, presidida, por el industrial peletero, Don Apolinar Arenillas Bueno, y en la que figuraban, entre otros Don Urbano Carballo, propietario del acreditado "Hotel Urbano", el prestigioso comerciante de tejidos, Don Diego Fidalgo, y otros activos representantes , de la vida activa de esa localidad.

Es designado, para ocupar la Alcaldía, el industrial onubense, Don Joaquín González Barbas, quién llevó a cabo la transformación de la ciudad, con la construcción del nuevo Consistorio, en el antiguo solar de la vieja Cárcel Provincial, ubicada en el vetusto Convento de San Francisco, que antaño hizo las veces de Cuartel. Asimismo, levantó, en la Plaza de las Monjas, la Fuente Magna, toda ella de granito, en la que figuraban dentro del grupo artístico, dos tiburones, que en la actualidad, se encuentran en los jardines del Cementerio de la Soledad, como también se llevó a cabo, la ejecución del primer tramo de la Gran Vía, y el Hotel Tartesso, reconvertido en el actual Gobierno Civil.

En la procesión del Corpus Christi, del año 1.942, presentó la Sección Montada de la Policía Municipal, de gran gala.

Al año siguiente, 1.943, le sucede en el cargo, el Administrador Principal de Aduanas, Don Ramiro Ruedas de Andrés Moreno, quién realizó una gran operación dineraria, para las arcas municipales, ya que en plena Guerra Mundial, ante el rápido avance de las tropas alemanas, los ingleses de la Compañía de Riotinto, se deshicieron de las dos fincas, "La Esperanza" y la "Huerta Mena", cobrando por ellas al Ayuntamiento 75o.ooo pesetas, que las adquirió para expansión de la ciudad.

Para que se den una idea clara, nuestros lectores, de los beneficios de esta gran gestión, el Instituto Nacional de Previsión, adquirió el solar para la futura residencia Sanitaria "Manuel Lois", por el que abonó cinco millones de pesetas, más otras ventajas económicas, que expondré, mas adelante.

Los municipios españoles, a iniciativa del onubense, acordaron concederle al anterior Jefe de Estado, la Espada de la Victoria, y en su mandato, le tocó hacerle la entrega, con motivo de su visita a nuestra capital.

En 1.948, ocupa el sillón de la Alcaldía, el Capitán de Fragata, Don Pedro Pérez de Guzmán y Urzaiz, con el que se inaguró en 1,951, el nuevo Ayuntamiento, con la asistencia del Ministro de Obras Públicas, General Fernández Ladrera.

En el año 1.952, toma posesión de Mando Municipal, el comerciante local, Don Juan Rebollo Jiménez, que proveyó de juguetes, a todos los hijos de funcionarios y obreros municipales, en los años de su mandato, con motivo de la festividad de los Reyes Magos.

Le sigue en la sucesión, el Abogado de Estado , Don Rafael Lozano Cuerdas, quién ante el deplorable servicio, que presentaba los viejos "Riper", como les llamábamos los onubenses, de la Empresa Pera Bayo, le instó a esta, que llevara a cabo, la modernización del mismo, pero ante, la imposibilidades económicas, nos brindó la implantación de seis magníficos autocares de servicio urbano, que hicieron su entrada en la capital, en la tarde del día 6 de enero de 1,953, y que constituyó la base, para la creación de la gran flota, con que hoy día disfrutamos todo el vecindario local.

Construyò la Avenida de Federico Mayo, quién ostentaba la Dirección General de la Vivienda, y como fuera compañero de estudios, del mismo, le hizo efectivo al Ayuntamiento de Huelva, el valor de todos los solares de dicha vía urbana, como también, los de la entonces, en construcción, la de Pío XII, que es a lo que me refería, al hacer mención anteriormente, en este momento.

Sube al sillón de la Alcaldía onubense, el Abogado Don Antonio Segovia Moreno, que embellece la ciudad, arbolándola con gran profusión de naranjos, que en las primaveras, nos ofrecían la fragancia de su azahar, como igualmente instala un nuevo servicio de semáforos, para regular el tráfico local.

Le reemplaza en su cargo Don Fedérico Molina Orta, que bajo su mando, Huelva experimenta una gran transformación, con la creación del Plan de Desarrollo Industrial, que hace cambiar la fisonomía de la ciudad, modernizando la entrada de la capital, que como premio a su gran labor, lleva su nombre.

Es sustituido por el Ingeniero de Minas, Don Diego Sayago, que sigue ejecutando la política de su antecesor, dando vida a la nueva barriada del Torrejón, dotándola de todos los servicios urbanos.

Y como último Alcalde del anterior régimen, figura Don Carmelo Romero,que una vez restablecida la Democracia, en España, recibe, en su mandato, la primera visita del Rey de España, Juan Carlos I.


miércoles, 15 de diciembre de 2010

LOS ALCALDES DE HUELVA (I)




Inicio esta Segunda Parte, de Memorias Onubenses, dedicada a los Alcaldes, que han regido, el Ayuntamiento de Huelva, a partir del año 1.926, en que empecé a ejercitar el uso de la razón, toda vez que he sido una persona, que he llevado a cabo la práctica de archivar, todos los momentos, más trascendentales, de los que he sido testigo presencial, en mi dilatada existencia.

Así, recuerdo, a aquel popular Alcalde, don Juan Quintero Báez, cuando iba presidiendo, en representación de la ciudad, el entierro del malogrado torero onubense, Manolito Báez "Litri", aquella tarde del día 18 de febrero, que siendo un niño, presencié en la calle de la Concepción.

Y, la ofrenda, que hizo a la ciudadanía, al dotarle de un espléndido servicio de abastecimiento de aguas, procedente del Tranco de Beas, que supo superar el gran déficit de tan preciado líquido, que sufríamos los onubenses.

Me vienen, a la memoria, aquellas tardes, en que las calles de Huelva, nos ofrecían, esas inolvidables imágenes, en la que las bocas de riegos se convertían en gigantescos surtidores, con motivo de la limpieza de las tuberías de conducción.

Le sucedió, en su cargo, el industrial tipográfico, don Antonio Plata de la Corte, quién consiguió la erección del Parque Moret, en terrenos que poseía la ciudad, desde hacia bastante tiempo.

Ello, vino a constituir una gran novedad para nuestros convecinos, que en las tardes de los domingos, convertían la Avenida de Manuel Siurot, en un hormiguero humano, para visitar unas instalaciones admirables, al presentarnos una gran glorieta, con un fantástico estanque, poblado de patos y cisnes, que continuaba por un corredor de rosaledas, para terminar en una gran plaza circular, dotada de bellos bancos, con una encantadora policromía que nos brindaban su azulejería.

Existía un gran palomar, representando la Cruz de la Rábida, en cuyas proximidades, se encontraba la célebre y popular, mona Rita, que nos encantaba a todos los visitantes, como su acompañantes, una cierva y una raposa.

En el año 1.928, es nombrado Alcalde, don Guillermo Duclós López, que permaneció en el cargo, hasta 1.930, transformando los jardines y arboleda de la ciudad, para ser reemplazado, nuevamente por el Sr. Quintero Báez, que en la tarde de su toma de posesión, al salir de clase del Colegio de San Casiano, nos vimos sorprendidos, al ver como la Banda Municipal de Música, interpretaba un concierto, ante la vetusta fachada de la Casa Consistorial, en la calle del Puerto, como homenaje al nuevo regidor, por su feliz actuación, en su anterior etapa de su mandato.

El día 14 de abril de 1.931, es proclamada la II República Española, y es elegido primer Alcalde del nuevo regimen, don Amós Sabrás Gurrea, cuyo mandato duró cuatro meses, por haber obtenido el escaño de Diputado a Cortes.

Durante el tiempo del ejercicio de su misión, solo se redujo a colocar una gran pizarra, orlada por la bandera tricolor, en la vieja fachada de la Casa Rectoral de la Parroquia de la Concepción, donde se daba a conocer las Órdenes de la Alcaldía,

Le sucede, don Carlos Oliveira Chardenal, que durante su gestión, sufrió la pérdida de un hijo, que fue atropellado por un autobús, de la Empresa Pera Bayo, en las proximidades del Paseo de Santafé.

Tras, dos años de ejercicio, fue sustituido, por el probo funcionario de la Compañía Riotinto, don José Barrigón Fornieles, que rigió el Ayuntamiento, hasta las elecciones del 12 de febrero de 1.936, en las que triunfa el Frente Popular, ocupando la mas alta magistratura local, el prestigioso Agente Comercial, don Salvador Moreno Márquez, quién con motivo del Alzamiento Militar, tuvo que exiliarse, junto a otros mandatarios onubense, a Casablanca.










miércoles, 8 de diciembre de 2010

RESUMEN HISTÓRICO, DE UNA ETAPA VIVIDA ( IV )




Con el fallecimiento del Jefe de Estado, Don Francisco Franco Bahamonde, y en virtud de lo dispuesto en la Ley de Sucesión, se restablece en nuestro país , la Monarquía Española, siendo proclamado , por las Cortes Españolas , Rey de España el Príncipe, Don Juan Carlos de Borbón y Borbón.

Con ello, en nuestra nación, se abre, al cabo de cuarenta años, el sistema democrático, y tras un breve espacio de tiempo, estando en el Poder, don Carlos Arias Navarro, es relevado de su cargo, como Presidente del Gobierno , por don Adolfo Suárez González, iniciándose con él, la etapa de Transición, con la que se legalizan los partidos políticos, creándose, en su mandato, el nuevo Estado de las Autonomías.

Se celebran elecciones constituyentes, y por el Congreso de los Diputados , se nombra una Comisión, que se encargaría de redactar, el proyecto de la nueva Constitución, que en el año 1.978, es debatida, quedando aprobada, por todos los grupos parlamentarios, la Constitución Española, el día 6 de diciembre, vigente en la actualidad.

Una vez, que ésta, entra en vigor, se disuelven las Cortes, y en el debate de investidura, del Sr. Calvo Sotelo, el hemiciclo de la calle de San Jerónimo, es tomado por fuerzas de la Guardia Civil, al mando del Teniente Coronel Tejero, siendo abortado el golpe, por la eficaz actuación del Rey de España, Juan Carlos I, quien ordenó a los golpistas, a deponer las armas.

En el año 1.982, se convoca a los españoles a las urnas, triunfando el PSOE, que es nombrado Presidente del Gobierno, Don Felipe González Márquez, que se mantiene , en el Poder, durante tres legislaturas, hasta el año 1.996, que en la nueva consulta , hecha a la ciudadanía, alcanza la mayoría absoluta, el Partido Popular, poniéndose, al frente del Gobierno Don José María Aznar, cuyo ejecutivo logra sanear, con Don Rodrigo Rato, como responsable del Ministerio de Economía, las maltrechas arcas de nuestro erario, que les dejaron el gobierno socialista.


Vuelven a celebrarse nuevos comicios, en el año 2.002, y debido al accidente terrorista, en la Estación de Atocha, en Madrid, ante la confusión creada, sale nuevamente, triunfante, el Partido Socialista Obrero Español, presidiendo el Gobierno, Don José Luís Rodríguez Zapatero, que permanece, en la actualidad.

En estos difíciles momentos, en que atraviesa España, ante una descomunal crisis económica, de ámbito mundial, de la que no terminamos de levantar cabeza, surgiendo, a consecuencia de ella, un malestar general, toda vez, que el gobierno, se ha visto obligado a tomar drásticas medidas, para hacer frente, a la misma.

España, esta convertida, en un auténtico desastre nacional, sin que por el momento, se vea un rayo de luz, que nos aporte esperanza.

Se han adoptados medidas antisociales, tales, como la retención de parte de los salarios, a los funcionarios públicos, congelación de las pensiones a los jubilados, reducción de oferta pública etc. etc...

Las Autonomías, se han convertido en un gran cáncer, para la Nación, debido al desorbitado número de funcionariado, que las integran, y al despilfarro, que acusan sus economías, donde se dan cobijo a un elevado porcentaje de enchufados, que hacen que sean insostenible, sus precarias haciendas; disfrutan de coche oficial, todo quisqui, cuya presencia, en los supermercados , es ostensible.

Las provincias y municipios , aparecen completamente endeudados, por los gastos supérfluos, que originan, no pudiéndose abonar, las subvenciones contraidas. Los funcionarios exigen ,diariamente, los pagos de horas extraordinarias devengadas. Los proveedores van a la ruina, por impago de las instituciones públicas, agravándose cada día, más la situación, no encontrando solución alguna, a este conflicto.

Las familias se aprietan el cinturón, y el consumo se enfila cuesta abajo, mientras que el paro se acerca a los cinco millones, de ciudadanos sin trabajo.

La lucha , entre los politicos, es imparable, no poniéndose de acuerdo, cuando yo considero, que en estos momentos, de calamidad social, debían de ponerse, todos a una, creando un gobierno de salvación nacional, con la integración de todos los partidos políticos, y apretar, el hombro, todos a una, para afrontar, cara a cara, el grave problema nacional, que tenemos encima.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

RESUMEN HISTÓRICO, DE UNA ETAPA VIVIDA ( III )


Como consecuencia de la crítica situación, por la que atravesaba España, el día 18 de julio de 1.936, tuvo lugar un Alzamiento Militar, en Melilla, que era , asimismo, secundado en otras guarniciones castrenses, como ocurrió en Burgos, Salamanca, Galicia o Asturias.

En Andalucía, se levantó el General Queipo de Llanos, en Sevilla, quién personado en la Capitanía General, ubicada en la Plaza de la Gavídia, destituyó al General Jefe de la II División, Don José de Villabrille, que fue detenido,por un grupo de Oficiales.

Tuvo que hacer frente, a la resistencia , que presentaban los milicianos sevillanos en el macareno barrios de San Julián, al mismo tiempo que llegaban refuerzos de tropas del Norte de Äfrica, que ocupando varios camiones , dando vueltas, sin cesar, por la Ronda, nos daban o la sensación, a los ciudadanos de la capital, que Sevilla estaba totalmente ocupada por los moros.

Desde la zona minera de Riotinto, partió un comboy de dinamiteros, para ocupar la ciudad hispalense, al mando de un Comandante, que mandó instalarse en La Pañoleta, en espera de que él estudiara el plan a seguir, mientras se adentraba en la capital, poniéndose a las órdenes de Queipo de Llanos, quién puesto al corriente de lo que había, mandó a la Legión, para aniquilar a los pobres mineros.

Como agradecimiento, a tal servicio, lo nombró Jefe de la Columna, para la liberación de Huelva y de esta forma , el día 29 de julio, fue tomada por fuerzas legionarias la capital, que presentaba todas las puertas, de sus edificios, con paños rojos, como adhesión al gobierno legítimo de la República, cambiando su colorido, repentinamente, al blanco, como señal de paz.

En toda la ciudad fue instalado un amplio servicio de megafonía, con multitud de altavoces, en casi todas las calles, por los que se oían marchas militares, que los onubenses aprendimos de memoria.

Fueron jornadas de miedo y de terror, y sobre todo de noche, cuando, desde nuestras camas, sentíamos pasar, la fatídica camioneta del Bazar Mascarós, requisada para atender, estos servicios especiales de detenciones nocturnas y otros menesteres.

Todos los días, presenciábamos por nuestras calles desfiles marciales de falangistas, como de Flechas, celebrándose el 15 de agosto, en la Plaza de las Monjas, una Misa de Campaña, con motivo de la restauración de la Bandera de España, en detrimento de la republicana.

Se establecieron aquellas penosas jornadas del "Día del plato único", el "Día sin postres", así como , las jóvenes onubenses estaban obligadas a prestar servicios sociales , en los comedores públicos, para poder optar a algún puesto de trabajo.

Todas las noches, retransmitían las charlas de Queipo de LLanos, y una vez acabadas, estas, desde Radio Nacional de España, desde Salamanca, emitían el Parte Oficial de Guerra, a través del locutor Fernando Fernández de Córdoba, al mismo tiempo que muchos ciudadanos, con la radio puesta en las orejas, a escondidas, escuchaban la Radio Pirenaica, que por otra parte , nos informaban de las operaciones del bando republicano, que al día siguiente, daba lugar a que los ciudadanos formularan su respectivos comentarios.

Mientras tanto, se iban llamando a filas, nuevos reemplazos de quintas, que una vez que los mozos incorporados, realizaran su periodo de instrucción y juraran bandera, eran destinados a las unidades destacadas, en los campos de batallas.

Cada vez, que se tomaba por las fuerzas nacionales, una capital, se organizaban manifestaciones de júbilo , siempre con el mismo recorrido , visitando los Consulados de Alemania e Italia, transcurriendo, así la cosa, hasta finalizar, al cabo de tres años, esta contienda fratricida.

Se creó la Cartilla de Racionamientos,por la que se les adjudicaba, semanalmente a cada ciudadano, un cuarto de litro de aceite, 100 gramos e azúcar o 250 gramos de garbanzos, como igualmente, el bollo diario, surgiendo un nuevo negocio negro, paralelo, denominado "Straperlo".

La nota cotidiana, se centraba, en el trabajo de los Talleres de Riotinto, o en el ofrecía la industria pesquera, y hacia los años sesentas, en que se creó, en Huelva, el Polo de Desarrollo Industrial, que transformó,por completo la fisonomía de nuestra ciudad, instalándose muchas fábricas del ramo químico, llamándonos el "Bilbao del Sur", por habernos dado, lo que nadie, en otro sitio querían.

Lo más grande, que conseguimos, fue la construcción de los dos soberbios puentes, para comunicarnos con Punta Umbría, como a través del río Tinto, con el nuevo puerto, ubicado en término de Palos de la Frontera, obras magistrales, que llevó a cabo, el ministro de Obras Públicas, Don Federico Silva Muñoz, gran tecnócrata, al que Huelva, siempre desagradecida, no le concedió ninguna distinción.

Siempre es bueno, hacer alusión de lo positivo, que tuvo esta etapa, ya que de lo malo, es preferible no recordarlo, y así, es de agradecer la implantación del Seguro Obligatorio de Enfermedad, como la creación de subsidios varios,como el gran desarrollo en el campo de la vivienda y obras públicas, que ahí están palpables.

En lo político, me abstengo de hacer comentarios, por razones obvias, ya que sufrí mucho, toda vez, que en la vida estudiantil, quedé impregnado de mis ideales, que me inculcó la política reinante- republicana-, a través de la F.U.E. (Federación Universitaria de Estudiantes), que pagué con creces, siendo muy joven.

En mi servicio militar, me tocó ver, de cerca, los horrores de una guerra, desde mi puesto de Practicante de un Hospital de Sangre, en la 102 División, en los duros frentes del Ebro y Extremadura.

Ya, en mi vida de nonagenario, he sabido comprender y analizar, que el pueblo, en esta época se encontraba aislado de toda política, solo pensaba en el trabajo y en la instrucción de sus hijos, y siempre soñando con ver la luz, algún día, en el que dentro de las tinieblas, apareciera el brillo de la Libertad.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

RESUMEN HISTÓRICO DE UNA ETAPA VIVIDA ( II )


El día 14 de abril de 1.931, encontrándonos dando clase de francés, con el profesor don Lucas Benítez Cerezal, en el viejo Instituto de la calle Méndez Núñez, se presentó todo descompuesto, el inspector del Colegio de los Padres Agustinos, Sr. Francisco, hombre de aspecto frailón, que le dijo:

Por amor de Dios, don Lucas, no deje Vd. salir a los niños, ya que hay un tiroteo , en La Placeta y acaban de matar a un muchacho.

El profesor fue combinando, distintas comisiones,a fin de que acompañaran, a las alumnas a sus casas,toda vez que ya existía la coeducación.

Por la tarde, en los "Cuatro Cantillos", se iban aglomerando los onubenses.en espera de que pusieran en libertad, a los presos políticos recluidos en la vieja cárcel de la calle de San
Francisco.y sobre las siete, apareció el viejo ordenanza, de la Compañia Telefónica, Sr. Guerra que portaba el telefonema --telegrama por teléfono- ordenando la libertad de los presos.

Acto seguido, los libertados, en compañía del pueblo, se dirigieron al Hospital Provincial, para trasladar los restos del infortunado, Francisco Boza García.a su domicilio en la calle Cervantes, de nuestra capital.

Al pasar la procesión cívica, por la calle Concepción, al llegar a la altura del Gran Casino de Huelva, el industrial onubense,don José Tejero Vizcaino, amigo íntimo de Alfonso XIII, hizo dos disparos contra la bandera republicana, que abría la comitiva , lo que dió lugar, a que
la muchedumbre asaltara, dicha institución recreativa.

A la mañana siguiente, por la calle de la Aceña, traían,en hombros, al Alcalde republicano, don Amós Sabrás Gurrea, que fue llevado, hasta el Casino Republicano , y desde el escenario del mismo, pronunciaba las siguientes palabras, que yo pude escuchar.

" ¡ Pueblo de Huelva :No queremos Guardías Civiles. No queremos policias, porque el pueblo, es muy honrado..... y no los necesitan.!.".

Por la tarde, se celebró el entierro del joven Boza, siendo multitudinario el acompañamiento, con gran profusión de banderas republicanas, y la participación de bandas de música.

La Presidencia de la Republica Española, la ostentó don Niceto Alcalá-Zamora y com0 Presidente del Gobierno, estuvo al frente, del mismo, don Alejandro Lerroux García.

El pueblo, satisfecho de haber logrado, por fín, un sistema democrático, pronto pudo darse cuenta, de la falta de consistencia del nuevo régimen, ya que en el año 1.932, empezaron las quemas de iglesias y conventos, estando de ministro de la Gobernación, don Antonio Maura.

En Arnedo (La Rioja), asesinan a tres Guardias Civiles. En Castilblanco (Badajoz), también perdieron la vida otros dos guardia, del mismo instituto.

Se concede la autonomía a los pueblos catalán y vasco, como asimismo la Ley de Azaña, concede el retiro a los militares, ascendiéndoles al grado inmediato superior.

En el año 1.932, el General Sanjurjo, se levanta el 10 de agosto, en Sevilla, siendo abortado el levantamiento, y detenido, en Huelva, cuando huía a Portugal, siendo condenado y recluido en el penal de Santoña, de donde logra evadirse.

En el año 1.933, es expulsado de España, el Cardenal Primado, don Pedro Segura Sáenz, y clausurado todos los centros de enseñanzas religiosas..

En Casas Viejas,(Cádiz), hay un movimiento anarquista, y Azaña manda una compañía de Guardias de Asalto, que entraron fusilando a todo el que encontraban delante. El cabecilla del motín, apodado "Seisdedos", se refugia, con su familia, en un chozo, que es incendiado, por las fuerzas del Orden Público.

En el año 1.934, se celebran elecciones generales, triunfando la C.E.D.A, que lideraba Gil Robles, pero las fuerzas de izquierdas, se oponen a que haya un gobierno de la derecha, en España, por lo que se forma un gabinete de coalición, presidido por don Alejandro Lerroux García, con tres ministros de la formación triunfante.

No obstante, se levanta un movimiento revolucionario en Asturias, promovido por los mineros, al que se unen los separatistas vascos y catalanes, toda la izquierda, y abren las puertas de las fábricas de Artilleria, de Oviedo y Trúbia, echando los cañones a la calle.

El Gobierno, envía una columna militar, al mando del general López Ochoa, que en seis días, acaban con los revolucionarios, mientras que en las Cortes, se destituye al presidente de la República, don Niceto Alcalá-Zamora, y es reemplazado por don Manuel Azaña Díaz.

Se convocan elecciones generales para el día 12 de febrero de 1.936, formándose una coalición de todos los partidos de izquierda, creándose un Frente Popular, que sale triunfante.

Nuevamente, empieza los desórdenes públicos, con la quema de iglesias y ataques a las personalidades de la derecha española.

El día 13 de julio, es detenido por fuerzas de la Guardia de Asalto, el Jefe de la Oposición, don José Calvo Sotelo, quién es asesinado en la misma furgoneta de la Dirección General de Seguridad, que fue la chispa, que hizo estallar la Guerra Civil Española, en la que durante tres años, perdieron la vida un millón de españoles.



miércoles, 17 de noviembre de 2010

RESUMEN HISTÓRICO , DE UNA ETAPA VIVIDA ( I )






Desde la esfera, de nuestro Derecho Constitucional, cabe distinguir tres formas de Estados, que pueden elegir, por vía democrática, todos los pueblos libres.

En primer lugar, nos encontramos con el régimen, de las monarquias parlamentarias, sujetas a ciertas normas dinásticas, o sea que se suceden, dentro del orden establecido, historicamente, dentro de las mismas.

Como alternativa, al sistema anterior, se nos presentan los estados republicanos, en los que la mas alta dignidad, de ellos, es desempeñada, por cualquier ciudadano, que es elegido por el pueblo, en consideración a su grado de inteligencia y su privilegiada situación política, que le asignan la suficiente capacidad jurídica, para ostentar dicho cargo público, teniendo una permanencia limitada, por la Constitución.

Y, en tercera posición, cabe citar los estados carismáticos, que basándose, en una situación nacional delicada, nacen a consecuencia de un levantamiento militar, en la que los ciudadanos se ven privados de sus derechos cívicos, para hacer frente a la emergencia del caso.

Yo, debido a mi dilatada existencia.he sido testigo presencial, como sujeto pasivo de estas tres formas, en las que se ha desenvuelto, nuestra vida nacional.

Nací, el día 14 de noviembre de 1.918, a las diez y media de la mañana, y sobre el mediodía, Huelva , era una gran fiesta, ya que las calles la invadían los onubenses, con una alegría inusitada, la banda de música, interpretaban alegres pasacalles, el cielo se cubría con el estruendo de los cohetes, y hubo gran presencia de banderas españolas.

No era, precisamente, por mi nacimiento, sino porque se estaba celebrando, la firma del armisticio, que dos días antes, había tenido lugar, y que constituía el final de la primera Guerra Europea, que había durado un cuatrenio 1.914- 1.918.

Pero, sin embargo, aunque esta contienda había terminado, España estaba sufriendo, otra gran batalla, debido a la insurreción de las cábilas , en el Norte de Africa, contra nuestras posiciones españolas.

Recuerdo, cuando me acercaba, a la esquina de la calle Rábida, siendo un niño, para ver, en varias ocasiones, compañías de soldados, que desde el Cuartel de Santafé, se dirigían a la estación de Sevilla, con destino hacia los campos riffeños.

Junto a esta grave situación, se unía la reinante anarquía, en Cataluña, en donde diariamente, se incendiaban fábricas, se asesinaban a miembros de la patronal, como se rompían las lunas de los escaparates, a consecuencia de las luchas obreras.

Todas estas circunstancias, llevaron a la toma del Poder, con la aprobación del Rey Alfonso XIII, al General don Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, ya que la política española de los años veinte, era un verdadero desastre.

Por ello, se hizo cargo de las riendas del Gobierno, para conseguir dos objetivos: poder terminar, con la guerra del Riff, lo que se alcanzó, mediante la cooperación de los ejércitos francés y español, al llevar a cabo operaciones conjuntas.

De esta forma, terminaron,para siempre, las derrotas de nuestro ejército, como las del Gurugú, Annual o la gran Batalla del Barranco del Lobo, donde encontró la muerte, el valiente General Silvestre.

En lo que respecta al estado anárquico de Cataluña, nombró Gobernador Civil, de Barcelona, al General Martínez Anido, quién asumió el cargo, con todos los poderes, convocando a todos los responsables sindicales, a los que les advirtió que responderían con sus cabezas, si se producía un nuevo atentado, que afectara al Orden Público.

Sabia ,fue esta decisión, ya que cesaron todos los actos de inseguridad ciudadana, en toda Cataluña, y fue tan grande su éxito, que invitó a los Reyes de España, a que efectuaran un viaje regio a Barcelona, donde su vecindario recibieron, apoteosicamente, a los Monarcas, como agradecimiento, del pueblo catalán, por la restitución del Orden Público.

Después de conseguir, un gran desarrollo nacional, tanto en Educación, como en Obras Públicas, la ciudadanía, cansada del privilegio, que cada día, alcanzaban los militares, se mostraba mas reacia al gobierno del Directorio, por lo que el General Primo de Rivera, ya en el año 1.929, presentó su dimision, al Rey Alfonso XIII.

A la Dictadura, le sucedió, la llamada por el pueblo la "Dictablanda", al hacerse cargo del Poder, el general don Dámaso Berenguer, quien manifestó que el remedio, para terminar, con este estado de desconcierto, solamente se alcanzará con la celebración de Elecciones Municipales, dimitiendo al año de su nombramiento.

Se nombra Presidente del Gobierno, al Almirante Aznar, quién convoca al pueblo español, a las urnas, para el día 12 de abril de 1.931, obteniendo el triunfo el partido republicano, y dos días después,el 14, es proclamada la II República Española.











miércoles, 10 de noviembre de 2010

EL MONUMENTO A LA FE DESCUBRIDORA.


Constituye , éste, el símbolo mas representativo de la ciudad onubense, hallándose ubicado junto al estuario de los ríos Tinto y Odiel, en la conocida zona de la Punta del Sebo, a una distancia de cinco kilómetros de la capital.

Fue proyectado, por la escultora norteamericana, Miss Gertrude Vanderbilt Whitney, por encargo y financiación de la "Columbus Memorial Foundation", en el año 1.927, y representa la figura de un fraile franciscano del Monasterio de la Rábida, por la gran colaboración que prestaron a Cristóbal Colón, en la gran empresa del Descubrimiento de América, con la entrañable aportación, que prestaron a la misma los Padres Juan Antonio de Marchena y Fray Juan Pérez.

La obra, puede clasificarse como "cubista", utilizándose en la misma, como materia prima, la piedra caliza, del municipio de Niebla midiendo treinta y siete metros de altura, siendo representación de las culturas Azteca, Inca, Maya y Cristiana.

En el interior del pedestal, en el hueco, existe una sala, y en la misma figuran los nombres, tanto de los descubridores, que formaron la expedición colombina, como asimismo, el de los miembros de la fundación, que constribuyó a su creación, ocupando el centro un grupo escultórico, que representa a los Reyes Católicos.

En 1.956, se le agregó una placa conmemorativa, en la que figura el siguiente texto:

"Esta estatua fue donada al pueblo español, por el pueblo de los Estados Unidos de Ámerica, como expresión de amistad a la Nación, cuya generosidad y clara visión, hicieron posible el descubrimiento de Colón. Ha sido erigido bajo los auspicios de la "Colombus Memorial Foundation. Escultora Gertrude V. Whitney. ".

Fue descurbierta por el Embajador de los EEUU, John Davis Lodge.

En el año 1980, fue colocada otra placa con el siguiente contenido:

"1880-1980. La Real Sociedad Colombina Onubense, en el Centenario de su fundación, dedica esta placa en el honor de la Marinería que, bajo el mando de Colón y, los Hermanos Pinzón, hayaron un Nuevo Mundo.
Emiliano Sanz Escalera. Presidente. José María Segovia. Secretario."

Yo tuve la dicha de conocer personalmente, a la escultura Whitney, pues se hallaba hospedada, en casa de mi tío abuelo Don Manuel Rodríguez Martín, a la entrada del Paseo de la Independencia, dónde posteriormente se encontraba ubicada, la Inspección Provincial de Primera Enseñanza.

Yo acudía a visitar a mis familiares, y ella siempre me recibía cariñosamente, ofreciéndome caramelos de frutas.

Tenía el autor de estas líneas, once años cuando acudió, con su padre, a la inaguración del monumento, en la mañana del 29 de Marzo de 1929, día diluvioso, lloviendo a cántaros y, el acto fue presidido por el Presidente del Gobierno, General Primo de Rivera, junto a las autoridades regionales, provinciales y locales, en cuyo acto asistió una representación de la Marina Norteamericana, provista de impermeables, lo que le restó vistosidad a una fecha inmemorable, para esta tierra descubridora y colombina, que tiene el gran orgullo de que se engendrara en ella, el episodio más importante de la Historia, después del Cristianismo.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

NIEBLA



Durante el Califato de Córdoba , fue el centro de la Taifa de Niebla. Los tartesios le llamaban Ilípula, los romanos Ilipla, los musúlmanes Lebla y los castellanos, como se denomina actualmente.

Su antigüedad se remonta, hacia los comienzos de la Edad del Hierro, apareciendo en sus alrededores numerosos restos neolíticos y necrópolis dolménicas, como los dólmenes de Soto y de la Huecas.

Durante la dominación fenicia, alcanzó gran importancia, por la riqueza minera de sus contornos, y por las facilidades de comunicación, ya que el rio Tinto, era navegable, hasta sus propias puertas.

Durante la ocupación romana, pasaba por esta ciudad la calzada, que unía la desembocadura del rio Guadiana con Itálica.

Contaba con la acuñación de moneda, y durante la dominación visigoda, gozó de gran prestigio civil y militar, ostentando, incluso, una sede episcopal.

En el año 713, fue ocupada por los musulmanes, pasando a ser una kura (similar a la provincia), siendo posteriormente reino de taifa, después de la desmembración del Califato de Córdoba -1.031-, y finalmente sometida , por los almorávides y almohades, pasando a ser taifa independiente, bajo Ibn Mahfot, alcanzando su dominio, hasta el Algarve portugués.

En 1.262, fue asediada por Alfonso X "El Sabio", quien le concede un Fuero Real, y en 1.369, pasa ser Condado de Niebla, regido por los Guzmanes, iniciándose su decadencia, a partir del S.XVII, provocada por el caciquismo y el despotismo, al que eran sometidos sus ciudadanos.

El Terremoto de Lisboa, de 1.755, arruinó gran parte del patrimonio de la ciudad.

En 1.982, fue declarado Conjunto Monumental-Histórico-Artístico, y en la última semana de mayo se celebra la Romería de la Virgen del Pino, patrona de la ciudad.

Niebla, posee un rico patrimonio, siendo dignas de admirar, sus murallas almohades, de origen tartésico, contando, asimismo, con sus bien conservadas Puertas de Sevilla, Embarcadero,Agua, Buey, Socorro y Agujero.

Su mezquita, convertida en la iglesia de la Granada, de estilo gótico-mudéjar, destacando el minarete, como el patio de abluciones.

Actualmente se celebra el Festival de Teatro y Danza Castillo de Niebla, que ha alcanzado gran renombre, desde el punto de vista turístico.

Su tradicional feria, concentra , a principio de noviembre, a una enorme concurrencia que acude a ella, desde todos los rincones de la comarca, por la gran fama con que cuenta este,evento ilipense.

miércoles, 27 de octubre de 2010

RECUERDOS ESTUDIANTILES.




Comencé mis estudios de Segunda Enseñanza, en el viejo caserón de Méndez Nuñez, en el Curso 1.930- 31, rodeado de mis inseparables compañeros, de aquel inolvidable Colegio de San Casiano, cuya amistad siempre pude conservar, durante toda mi vida, tanto en la época estudiantil, como cuando, al discurrir de los años, su número se iba reduciendo, por imperátivo de aquella.

Aquel grupo, tan unido, que formábamos Diego García Toscano. Eustáquio Izquierdo Báez, Emilio Rodríguez Barraso, Pepe Rodríguez Salguero y el autor de estas lineas, estábamos tan compenetrados, que todos juntos constituíamos un equipo indisoluble.

Vivimos, años muy difíciles, allá, por la monarquía de Alfonso XIII, cuando iniciamos el Bachillerato, bajo el Plan Callejos, para ser testigo, en ese mismo curso, de la proclamación de la II República Española.

Al dar comienzo el segundo año de estudios, ya en el nuevo régimen, el ministro de Instrucción Pública, Sr. Villalobos, estableció su nuevo plan de enseñanza, y a partir de entonces, los que ya habiamos iniciados, el sistema anterior, nos adaptaron al Bachillerato de 1.903, que por cierto, fue magnifico, desde el punto de vista docente.

De aquellos cincuenta y dos alumnos, que componiamos, el anterior citado curso, al correr de los años, quedamos reducidos a veinticuatro, y como estaba establecida la coeducación, de este conjunto ,tan admirable y maravilloso, formaban parte compañeras entrañables, como Luisa Raigón, Mercedes Alloza, Angelita Moreno de los Reyes y Pepita Ruiz Rubio.

En la fila de los varones, allí, con Eugenio Ribary, Jaime Beneyto, Fernando Rebollar, Paquito Gómez Sayago, Emilio Vilches Hernández, Juan Nicolás Márquez Dominguez, José Pérez Macías y demás queridos compañeros, que marcamos una era de lucha, para conseguir el traslado del vertusto centro, al nuevo palacio del Conquero, construido a iniciativa del ilustre catedrático de Psicología y Ética, don Félix Andolz González, cuando desempeñó la presidencia de la Diputación Provincial, bajo el Directorio del General Primo de Rivera.

Vivimos, el devenir del régimen republicano, con todas sus visicitudes, toda una etapa de incertidumbres, dentro de aquella pobreza, en la que nos desenvolvíamos.

Las sabias disciplinas, que nos inculcaban, aquellos grandes profesores, en el bello paraje del Conquero, al que nos trasladamos al comenzar el Curso 34-35, hacía, que se viera concurrido por esa gran masa estudiantil, que tanto disfrutaba, en aquellos coquetones jardinillos, que nos ofrecia la terriza Avenida de Manuel Siurot, con sus gigantesco eucaliptus, en la que no faltaban, diariamente vendedores tan populares, como Agustín, "El Italiano" con sus célebres pregones de "Y, otro paquetito", brindándonos sus sabrosas patatas fritas, o con Arturo,que con su gran simpatía, con su bombona de acero inoxidable, a la espalda, invitándonos a saborear , los exquisitos "Chámbiris", de la recién establecida Heladería "La Ibense".

Nuestras visitas, ya de mayorcitos, a la venta de Paco Arjona, en las entrañas de aquel cabezo, de grava roja, en las proximidades de la Morana.

Disfrutábamos, ante la Coral del Instituto de "La Rábida", bajo la dirección del maestro Herrera y creada, por el anteriormente citado Sr. Andolz, ante el himno del mencionado centro, que en grandes solemnidades, interpretábamos toda la población estudiantil.

Y, aquel almuerzo de despedida, de los estudios secundarios, a la que invitamos a nuestros profesores, que celebramos en el típico patio andaluz, de la acreditada "Casa Alpresa", en la calle Botica, al finalizar el mes de mayo del año 1.936.

Ya, solo nos quedaba traspasar el verano, para iniciar nuestros estudios superiores, en la Universidad de Sevilla, pero nuestro gozo cayó en un pozo, toda vez que dos meses, más tarde, estalló la Guerra Civil, y cada uno, cumplió con el imperativo legal, que nos imponía nuestros deberes patrios, acudiendo a los requerimientos, de los bandos contendientes, al ser llamados a filas, y en mi caso, fueron seis años, en dos etapas, ya que una vez licenciado, después de pasar veinte meses, en un hospital de campaña, donde pude palpar de cerca, los horrores que trae consigo una guerra, en aquellos terribles frentes del Ebro y Extremadura mi quinta fue removilizada, para echar mas peras al olmo.

Por razones obvias, me abstuve a participar, en los cursos para Alféreces Provisionales, pero muchos de mis compañeros lucieron, en sus pechos, la dorada estrella de las seis puntas , sobre fondo negro, y me impresiona, cada vez que paso, por una barriada onubense, ver como sus calles se ven rotuladas con los nombres, de muchos de mis compañeros, que habían caídos, heroicamente, en los campos de batallas.

A estas alturas, ya nonagenarios, podemos contar, los dedos de nuestra palma de la mano, para ver, con pena, que no llegamos a cinco, los supervivientes de aquel grupo, tan maravilloso y queridos, de una etapa de la vida, completamente inolvidable.

miércoles, 20 de octubre de 2010

EL CASTILLO DE SANTA OLALLA DEL CALA


En plena Ruta de la Plata, ya en la Sierra de Aracena, en el corazón de la Sierra Morena, se sitúa Santa Olalla del Cala, en una posición especial, para el tránsito de los metales de los núcleos mineros de Almadén de la Plata, como asimismo, de los onubenses Riotinto y Zufre, que nos acusan la presencia del hombre por el Siglo III a. de C, lo que le da a esta vía, un gran auge de intercambio comercial, en la época romana.

El nombre de Santa Olalla, guarda relación con la patrona Santa Eulalia de Mérida, ya que se atribuye su nacimiento en esta villa, desde la que se traslado a la ciudad emeritense para su martirio.

Sus habitantes, llamados "poncianos", comparten el gentilicio con el de "santaolleros" y, su historia, tiene su origen en el Siglo VIII, tras la conquista de Sevilla por Fernando III "El Santo", en el año 1248.

La reconquista cristiana de la Sierra, se llevo a cabo en dicho siglo, por Sancho II de Portugal, y al avanzar, Fernando III con el apoyo de Órdenes Militares, por el margen derecho del Guadalquivir, al objeto de reconquistar territorios que se consideraban integrados en la corona de Castilla, coalicionó con el ejercito portugués, lo que daba lugar a enconadas luchas hasta llegar a una paz concertada, mediante el Tratado de Badajoz en 1267, y el de Alcañices en 1297, pero como habían enfrentamientos fronterizos, a pesar de ello, para frenar la amenaza lusitana, se creo la Banda Gallega, con pobladores de León, Asturias y Galicia.

A partir de ello, Sancho IV "El Bravo", autorizó la construcción de fortificaciones, que dieron lugar a la erección, de los Castillos de Santa Olalla, junto a los de Cumbre Mayores, Fregenal de la Sierra y Aroche.

Junto al castillo-fortaleza, existen una iglesia y una sinagoga judía, que acusan su existencia medieval.

En esta villa pernoctaron, los reyes Felipe V y su esposa, Isabel de Farnesio, en la noche del 1 - 2 de Febrero de 1729, que fueron recibidos por el Arzobispo de Sevilla, Don Luis Salcedo y Azconia, para rendir pleitesía a dicho monarcas al pisar el primer pueblo de su diócesis, trasladándose con su séquito real hasta la ciudad hispalense, dónde instaló su corte durante cuatro años.

Al comenzar el Siglo XIX, durante la invasión francesa, se estableció en Santa Olalla, el Cuartel General de la Zona de Infantería de Marina, convirtiéndose en un gran centro de actividad bélica, y se recordó con la denominación del Cerro de las Baterías que, el municipio simboliza, con un enorme ancla, levantado en el centro de villa.

En los finales de este siglo, Santa Olalla se incluyó como pueblo de la provincia de Huelva.